Principales plagas de verano

Principales plagas de verano

El verano es una época en la que se dan los mejores condicionantes para la proliferación y reproducción de pequeños insectos y bacterias. El aumento de la temperatura, alimento en abundancia y aumento de viajes y tráfico promueve la presencia de plagas de verano.

Las plagas no solo son molestas por la suciedad y la repugnancia que generan, sino que son foco de transmisión de enfermedades y contaminación de alimentos, pudiendo provocar además daños materiales o económicos de gravedad.

Las plagas de verano más comunes son los mosquitos, las cucarachas, las hormigas y las moscas, si bien en los últimos años han proliferado también las chinches de cama. No podemos olvidar tampoco los roedores y las aves.

Plagas de mosquitos

Los mosquitos son muy molestos durante las noches de verano, sus zumbidos y picaduras impiden el sueño. El más común es el mosquito trompetero, pero el más peligroso es el mosquito tigre, por el dolor de su picadura.

Plagas de cucarachas

La de cucarachas es, sin duda, una de las plagas de verano que más repugnancia causan. Su facilidad de reproducción hace obligatorio contratar servicios de fumigación profesional. Les gusta la basura y la humedad y transmiten enfermedades como la salmonelosis o la E.coli, que si no se tratan pueden provocar daños a la salud.

Plagas de hormigas

Aunque existen más de 15.000 especies distintas, en España las hormigas más numerosas son la argentina y la hormiga negra o de jardín. No transmiten enfermedades pero son una amenaza para la hostelería, pues son muy aficionadas a los alimentos secos almacenados.

Las moscas

Estos insectos tan molestos deterioran alimentos y son foco de enfermedades porque están en contacto directo con lugares llenos de gérmenes y bacterias. Cuando las moscas aterrizan desprenden miles de microbios y si cae sobre alimentos, las personas podemos ingerir gérmenes que pueden desencadenar enfermedades como la diarrea, una intoxicación alimentaria, infecciones en el torrente sanguíneo o incluso meningitis.

Medidas de prevención para evitar plagas

En verano y los meses de primavera y otoño cercanos podemos evitar la acumulación de plagas con algunas medidas como: limpiar los restos de comida de mesas y encimeras, cerrando bien las bolsas y cubos de basura, ventilando bien los espacios, sellando las grietas en el entorno de desagües de lavabos y fregaderos y no acumulando agua estancada.

En cualquier caso, si detectamos plagas de verano lo más sensato es pedir ayuda profesional, pues atajar el problema con medios domésticos no soluciona por completo esta situación.

Soluciones Ambientales

Noticias relacionadas