Cómo encontrar las chinches de cama

Cómo encontrar las chinches de cama

Ciertas plagas no resultan tan fáciles de encontrar, bien porque son difíciles de ver, bien porque se confunden con otras. Es el caso de las molestas chinches de cama.

Conocer su comportamiento y hábitos, en primer lugar, ayuda a conocer si, efectivamente, las tenemos en casa. Prefieren alimentarse de los humanos, aunque pueden hacerlo de otros mamíferos y aves, y lo suelen hacer de noche. En su etapa de apareamiento y producción de huevos, cada hembra puede poner de uno a tres huevos por día.

Las chinches de cama son capaces de sobrevivir en un rango bastante amplio de temperaturas, ya que soportan fríos de hasta 7 ºC, pero mueren si la temperatura de su cuerpo alcanza los 45 ºC.

Se considera plaga de otoño porque será en esta época del año cuando buscarán el calor de tu hogar, en el que, si nada se lo impide, se quedarán durante todo el invierno.

Pistas que indican la presencia de chinches de cama

1. Restos biológicos en la cama

Los pliegues de las sábanas o los huecos de la cama son sus lugares favoritos. Unas manchas rojizas en la sábana o en el colchón, pueden ser el resultado de su muerte por aplastamiento. Sus excrementos, por otra parte, son oscuros y pequeños, y es habitual que se corran por la tela. Huevos, cáscaras y chinches vivas también pueden aparecer entre tus sábanas.

Si observas cualquiera de las anteriores, lava la ropa de cama a una temperatura alta, que propiciará que mueran. Podrías prevenir una infestación.

2. Picaduras y urticaria

Es muy habitual que alguien descubra que cohabita con chinches de cama al levantarse un día con picores, y observarse la piel. Sus picaduras pueden presentarse en forma de sarpullido o urticaria.

Es un indicador certero porque te pondrá sobre aviso y te invitará a observar al detalle la ropa de cama. Sin embargo, no todas las personas reaccionan a las picaduras de chinches de cama.

3. Lugares habituales en los que se esconden

Búscalas entre las sábanas y almohadones principalmente, pero también en sillas, sillones y cortinas (especialmente en las costuras), en los rincones entre pared y techo, en los de los cajones… Observa bien porque su tamaño es tan pequeño que fácilmente pueden pasar desapercibidas.

Soluciones Ambientales

Cómo encontrar las chinches de cama

Noticias relacionadas