Cómo preparar un ambientador casero

Cómo preparar un ambientador casero

Mantener la vivienda con un buen aroma, con una buena fragancia, repercute positivamente en la calidad de vida. Hoy os proponemos algunas ideas para preparar un buen ambientador casero, para alejar los malos olores.

Ambientadores frescos

Los aromas a cítricos tienen la capacidad de levantar el ánimo y neutralizar los malos olores. Si eres fan de la sensación de frescura, pues preparar un espectacular ambientador casero con un limón cortado por la mitad, pinchar en la pulpa unos clavos de olor y colocar este ambientador en la zona de la vivienda deseada, pues además de actuar como ambientador, ofrece capacidad repelente ante insectos.

Elimina los olores a tabaco

El limón es también aconsejable para neutralizar el olor a tabaco. Con un vaso de zumo de limón disuelto en medio litro de agua, completamos la mezcla con aceite esencial de limón y todo esto lo introducimos en un pulverizador. De este modo, donde haya olor a tabaco, podemos aromatizar el ambiente.

Ambientador casero para el salón

Con agua, jabón para madera o parqué y un toque de romero fresco se crea un aroma agradable, muy neutro y suave que colocado en un recipiente abierto en lugares estratégicos de la vivienda ofrece al ambiente interior un olor muy saludable, muy agradable.

El uso de aceites esenciales

Para este ambientador casero necesitamos 80 mililitros de agua destilada, 20 de alcohol y 10 gotas de aceites esenciales a gusto del consumidor. La fragancia se elabora en una botella opaca mezclando ben los ingredientes, y que esté cerrada. Una vez mezclados los ingredientes, se abre la botella y ya se desprende el aroma.

Los aceites esenciales pueden ser de lavanda, vainilla, romero o cualquier otro, e incluso mezclar aceites, pero vigilando que sean compatibles.

En la cocina, aleja los malos olores

Para la cocina proponemos no solo ambientadores que huelan bien, sino que ofrezcan un toque estético diferente a la cocina. Con frutas, esencias y especias introducidas en un tarro se pueden obtener resultados sorprendentes. Pino, nuez moscada, laurel, naranja, clavo de olor, limón, vainilla, romero… las combinaciones son numerosas.

Conseguir que telas y tejidos huelan bien

¿Cómo se consigue que las cortinas, las colchas, los manteles, los tapetes y otros elementos huelan bien? Pues es sencillo, en un mortero se machacan cáscaras de cítricos, a esto se le añaden hierbas aromáticos (romero, tomillo, eneldo, albahaca, menta…) y a continuación se añaden 250 mililitros de alcohol y 200 mililitros de agua. La mezcla se introduce en un frasco o botella con pulverizador y se rocía sobre las telas.

Soluciones Ambientales

Cómo preparar un ambientador casero

Noticias relacionadas